5 de febrero de 2010

Y así nos va...




Ni crisis económica ni “farrapos de gaitas”, aquí el problema es la AVARICIA. No se salva ni el tato, aquí pifia hasta el más listo. Desde los trajes de Camps, pasando por Esperancita y sus declaraciones estelares, hasta llegar a las hipotecas y segundas residencias de los políticos británicos pagadas con dinero público que ahora han de devolver libra por libra, no se salva ni el Primer ministro.
Nos hablaban de la gripe A y de que esto iba a ser una epidemia, ahora, cuatro meses después, sólo se acuerdan de ella los chupópteros de la industria farmacéutica que han cambiado las maquinarias de fabricación de vacunas por máquinas de fundir lingotes…
Y así va el mundo, todos tendemos a la avaricia alguna vez en la vida, y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra, el problema es que hay gente que abusa de este defecto del ser humano que el resto de la humanidad domina a base de racionalidad.
La selva desaparece, las emisiones de gases perjudiciales no dejan de incrementar, y suma y sigue…
Ya lo decía el maestro: La política lo corrompe todo, hasta tal punto, que hace que la palabra más sagrada que existe, MADRE, se convierta en suegra…

5 comentarios:

  1. Más claro, agua.
    Pero conviene tener cuidado: unos son más iguales que otros...

    ResponderEliminar
  2. Es genial!! Dior, de haber sabido que tenías esto escrito te hubiese parafraseado en un trabajo que entregué ayer..

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo tito Fet!
    Gracias Juliña, pero non será pra tanto oh!

    ResponderEliminar